PAGINAS VISTAS

sábado, 13 de abril de 2013

Convenios y Tratados Internacionales en Materia Ambiental. 2da parte


Reforzando una vez más la importancia que tiene el Medio Ambiente para todos los seres vivos como única forma de vida y sustento de las condiciones básicas y fundamentales que generan los elementos necesarios para la misma, es que se crean los diferentes convenios en materia ambiental  y a nivel Mundial, donde inicialmente y   teóricamente tienen el estímulo y motivación de preservar, mejorar, cuidar y conservar mejor nuestro medio ambiente, pero en la práctica vemos como países que llevan la batuta, el liderazgo en materia de imposición de reglas y nomas en el ámbito ambiental no cumplen con las normas estipuladas en consenso a través de la firma de convenios y tratados internacionales que regulan las actividades del hombre que afectan el Medio Ambiente en un momento determinado.

El presente trabajo, tiene por finalidad el de realizar un análisis crítico sobre los diferentes convenios y tratados internacionales, los cuales haya suscrito Venezuela, como parte de su política exterior e internacional en pro de la conservación y preservación del medio ambiente para un mundo más sano y perdurable.

Dentro de la política internacional,  Venezuela  ha sido un agente divulgador de las causas ambientalistas y ha participado activamente en importantes reuniones de negociación en temas como recursos hídricos, cambio climático, diversidad biológica y seguridad química, ratificando una serie de tratados y acuerdos internacionales en materia ambiental. En las distintas conferencias y reuniones internacionales nuestro país ha impulsado la promoción del principio de reconocimiento del agua como un derecho humano fundamental, considerando que este recurso constituye un bien social y no económico. En materia de cambio climático, la nación bolivariana ha confirmando su compromiso con el planeta, ratificando el Protocolo de Kyoto en el 2004. En el ámbito de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), apoyando el desarrollo de iniciativas de cooperación en materia ambiental con Bolivia, Cuba y Nicaragua entre otros.

En este orden de ideas, el Convenio de Rotterdam,  suscrito el 10SEP98, con la finalidad de controlar la distribución a través de las exportaciones e importaciones a ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos, promoviendo de esta forma la responsabilidad compartida entre los países que adquieren este tipo de comercio a través de sus operaciones comerciales de índole internacional, esto con la finalidad de proteger el medio ambiente y por ende el de la salud de los seres humanos y seres vivos.  Cabe destacar que este convenio crea obligaciones jurídicas vinculantes a nivel internacional.  Este convenio involucra a 40 productos químicos, de los cuales 29 plaguicidas y 11 productos químicos industriales de alto grado de contaminación.

De igual forma, mediante la regulación de las normas establecidas a través de este convenio, se obliga a los países que integran el mismo, al intercambio de información sobre los diferentes productos que se pretenden negociar a través de las operaciones comerciales (importaciones y/o exportaciones) y de las decisiones reglamentarias de prohibición, empleo y uso de los mismos, debido a razones higiénicas o ambientales que pudieran afectar en un determinado momento.

En este particular, Venezuela ha sido  punta de lanza a través de sus varias manifestaciones públicas referentes al cuidado, preservación, conservación del Medio Ambiente a través del cumplimiento estricto de los tratados y convenios internacionales en materia ambiental, llamando la atención y reflexión a nivel mundial, debido a que llama la preocupación que países hegemónicos como los EE.UU  a pesar de liderizar programas y Organismos no Gubernamentales, no acatan  a través de su estricto cumplimiento de los referidos tratados y convenios, esto debido a los intereses que tienen para no  cumplirlos; pudiendo mencionar un ejemplo entre varios, como es el caso de ser el país del Mundo con el más alto consumo energético, no teniendo el interés probado de buscar una fuente de energía alterna menos contaminante o simplemente tomar medidas de control en su población en general a fin de reducir los agentes contaminantes, teniendo mucha atención los diversos cementerios y depósitos de químicos radiactivos producto de la energía nuclear con fines bélicos.

Otro Convenio el cual Venezuela se encuentra suscrito, es el de Estocolmo, el cual trata del control de agentes contaminantes orgánicos persistentes, siendo un instrumento jurídico y vinculante de manera internacional, teniendo el objetivo de regular el empleo y utilización de ciertas sustancias químicas, las cuales por sus características son altamente tóxicas para los seres vivos que reinan en el Planeta Tierra y por ende, altamente contaminantes para el Medio Ambiente.  En Venezuela, este Convenio, entró en vigencia el 18JUN2005.  Otro convenio internacional de suma importancia es el Protocolo de Kioto, teniendo el objetivo de comprometer a los Estados y Naciones que lo integran  a fin de reducir las emisiones de dióxido de carbono y gases contaminantes que causan un efecto invernadero, con destrucción progresiva de la capa de ozono.